Los luteranos de Roma: “Francisco es nuestro obispo”

El 15 de noviembre el pontífice visitará la iglesia evangélica de Roma


La Iglesia cristiana evangélica abre las puertas al Papa Francisco. “Queremos hacer con él una gran fiesta de fe. Acogerlo en la alegría poniendo el Evangelio en el centro del encuentro. Como hermanos que tras algún tiempo no se ven, festejar juntos”, dice Jens-Martin Kruse, pastor de la comunidad evangélica luterana de Roma.

Los encuentros con Wojtyla y Ratzinger

Kruse acogerá el 15 de noviembre al pontífice en la Iglesia de Cristo en la calle Sicilia que desde hace 100 años es la “casa” de los luteranos de Roma (ToscanaOggi, 1 octubre). Francisco será el tercer papa en encontrar a la comunidad luterana de la calle Sicilia: el primero en entrar en una iglesia luterana después de la reforma fue Juan Pablo II en 1983. Luego fue el turno del Papa Benedicto XVI en 2010.

En Italia los luteranos son 4.500 en la comunidad de Roma. La mayoría son alemanes casados con italianos. Pero también alemanes que viven en Roma por motivos de trabajo y luteranos de todo el mundo.

“Nuestro obispo”

“Para nosotros, luteranos en Roma – subraya Kruse – Francisco es nuestro obispo. No en sentido jurídico sino en sentido simbólico. Nosotros, luteranos de Roma hemos siempre tenido una relación muy cercana con los papas. En este momento tan difícil para el mundo, según yo el Papa es el portavoz de los cristianos. No tenemos ningún problema particular con él. El Papa Francisco vive su ministerio de modo evangélico”.

La misericordia

Convergencia también sobre la elección de la Misericordia como tema del Jubileo. “Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice el Papa sobre la Misericordia – explica el pastor evangélico – los luteranos siempre han pensado así. La fe y el amor son parte de la misma medalla. Es un mensaje muy actual en un momento en que vemos ese flujo de migrantes que vienen a Europa en busca de una nueva casa. Debemos pensar verdaderamente que el amor de Dios es para cada hombre y no sólo para nosotros europeos. Hay una gran tarea y una gran actualidad en este mensaje de misericordia”.

El Evangelio

Una visión común que se entrelaza incluso en el modo de difundir el Evangelio en el presente. “Hay una separación de las personas del Evangelio. Los tiempos seguramente no son buenos para la fe y para los cristianos. Incluso en Italia, las iglesias están vacías. Hay una tarea común que es la de encontrar nuevos caminos para ayudar a la gente a acercarse nuevamente a las páginas del Evangelio y tener una relación personal con Dios. Y esta era la pregunta de Lutero y sobre esto hoy no existen diferencias con lo que está haciendo el Papa Francisco”.

Estas perspectivas entre el Papa y los luteranos no pueden más que acercar a las partes en vistas al 2017, cuando se celebrará el Jubileo de la Reforma.

Deja un comentario