El Papa Francisco dedicó su catequesis a reflexionar sobre la fidelidad de los esposos a su promesa de amor mutuo, uno de los fundamentos desde los que se construye la familia. La fidelidad, según Francisco, está amenazada por un concepto de libertad que rehúye el compromiso.
PAPA FRANCISCO
“En la actualidad, algunos factores como la búsqueda a toda costa de la propia satisfacción o la exaltación innegociable de la libertad han debilitado la fidelidad a esta promesa, deshonrando la fidelidad con el incumplimiento de las promesas o siendo muy indulgentes con la inobservancia a la palabra dada”.
Francisco destacó que la fidelidad de los esposos a su promesa de amor crea belleza y humaniza las relaciones. Señaló también que repercute directamente tanto en el propio hogar como en toda la sociedad.
PAPA FRANCISCO
“La fidelidad supone acoger y educar a los hijos, se ve también en cuidar a los padres ancianos, en proteger y ayudar a los miembros más débiles de la familia, en el ayudarse unos a otros para potenciar las propias cualidades y aceptar los propios límites”.
El Papa deseó que la fidelidad recupere su buena fama social. Dijo que millones de familias construyen diariamente su vida desde una fidelidad al amor que pasa desapercibida.
PAPA FRANCISCO
“Es necesario restituir el honor social a la fidelidad del amor, sabedores que la fidelidad del hombre a la promesa depende siempre de la gracia y de la misericordia de Dios, y que el vínculo que se crea por el amor o la amistad es bello y nunca destruye la libertad”.
Numerosos obispos del Sínodo aprovecharon una jornada sin reuniones para participar en la audiencia. El Papa pidió oraciones por ellos para que realicen, con fidelidad creativa, su trabajo por la familia.

Deja un comentario