Oración para comenzar un año nuevo

Familia_orando

En un lugar tranquilo de tu casa coloca la imagen de Cristo y de la Virgen María, flores y una veladora por cada miembro de la casa. Reúne a tu familia alrededor de este pequeño altar y oren así:
Todos: “Yo (dice cada quién su nombre) al comenzar un nuevo año doy gracias por todo lo que he recibido de ti, Jesús. Primeramente agradezco por mi familia, por la vida, por mi salud, por el cariño y amor que recibo, por los días soleados, por mis amigos, por mi trabajo, por todo lo que me das a cada instante.

Agradezco lo que viví en el año que ha concluido, lo que reí y sufrí, todo lo que trabajé, lo que pude construir y pongo ante tu presencia a todas las personas que se cruzaron por mi camino: mis amigos, compañeros de trabajo, vecinos, las personas que amé, los que están lejos, los que me echaron la mano, a los que pude ayudar…

Te pido perdón por todo el bien que no hice, por las personas que por mi debilidad herí o dañé, por mi envidia que no mide límites, por mis momentos de arrogancia, por mis momentos de flojera, por todo lo que malgasté, por todas las ofensas que salieron de mi boca, por todo lo que hice por odio. Ayúdame en este nuevo año a ser testigo tuyo y hermano de todos”.

Cada uno enciende una vela, juntan sus manos y con fuerte voz dicen:
Todos: “Señor Jesús, dueño del tiempo y la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Delante de ti hacemos un pacto para vivir cada día de este año con entusiasmo, con buena voluntad y con un corazón lleno de tranquilidad, comprensión y alegría. Abre nuestros oídos para escuchar tu palabra, a las personas que queremos y al hermano que pide ayuda; ciérralos ante el odio, las mentiras, el egoísmo y las críticas voraces.

Abre nuestros ojos para ver todo lo bueno de tu creación, para ver tus bendiciones en nuestra familia, para discernir el bien y el mal, para aceptar un buen trabajo o amistad, para ver lo bueno de cada uno, para ver lo maravillosa que es la vida a tu lado…

Te pedimos con fe envíes a tu Espíritu para que derrame sobre nosotros y sobre las personas que queremos, en especial sobre nuestra familia, sus sagrados dones: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.

Por último te pedimos también nos ayudes a ser tus testigos y que en nuestro caminar siempre transmitamos tu alegría, tu entusiasmo, tu bondad”.

Para terminar se dan todos un fuerte abrazo diciendo:
“El Señor te dé un año lleno de sus bendiciones”.

Ahora rezan con las manos juntas y en alto un Padrenuestro y un Ave María. Después todos aprietan sus manos y con fuerte voz dicen: “AMÉN”.

Deja un comentario