¿Conocen los Ángeles de la Guarda nuestros pensamientos secretos?

angeles-de-la-guarda-conocen-nuestros-pensamientos

No, ellos no han sido provistos de una especie de acceso especial a nuestros pensamientos pero podemos hablarles como a nuestros amigos.

Para aprender más acerca de nuestro Ángel de la Guarda, veamos algunas preguntas que las personas hacen acerca de ellos.

Primero, ¿Cuándo se designa un ángel de la guarda a un alma?”

No hay una enseñanza oficial acerca de esta realidad, pero muchos teólogos, en particular San Anselmo, enseña que “Cada alma está comprometida a un ángel cuando ésta se une a un cuerpo” (Joan Carroll Cruz, “Angels and Devils”, p. 141). Esto significa que el Ángel de la Guarda es designado en el preciso comienzo de la vida.

Esto se correlaciona con la siguiente pregunta, que es en referencia a “¿Todos tenemos un Ángel de la Guarda, incluso los no-Cristianos?”

San Jerónimo y San Juan Crisóstomo, ambos, coinciden en que cada uno tiene un Ángel de la Guarda y sus enseñanzas son aceptadas por casi todos los teólogos a través de los siglos. Esto también concuerda con la experiencia vivida por no-Cristianos que se han visto salvados de peligros por una mano angelical.

Otra pregunta común es, “¿Conocen los Ángeles de la Guarda nuestros pensamientos secretos?”

La respuesta breve es no. Ellos no han sido provistos de una especie de acceso especial a nuestros pensamientos, donde puedan entrar a la fuerza en nuestras mentes. Sin embargo, podemos, hablarles (orarles) tal como a un santo humano en el cielo o a un amigo en la tierra (Peter Kreeft, “Angels and Demons”, p. 95).

Adicionalmente, nuestros Ángeles de la Guarda tienen mentes muy inteligentes y son expertos en el arte de la observación, mucho más que nosotros. Esto significa que aunque ellos no tienen acceso a nuestros pensamientos sin nuestro consentimiento, ellos pueden observarnos y tienen una habilidad sobrenatural para saber qué estamos pensando simplemente al estar con nosotros. No obstante, si queremos que nuestro Ángel de la Guarda sepa todo, debemos revelárselo en nuestras oraciones.

En conexión con la pregunta anterior, a menudo la gente pregunta, “¿Conocen los Ángeles de la Guarda el futuro?”

Nuevamente, la respuesta breve es no. Ellos no tienen acceso al futuro a menos que Dios se los revele. Sólo Dios conoce el futuro. Sólo Dios existe fuera del tiempo y sólo Dios puede ver todo en el tiempo en un instante.

De manera similar, los demonios o Satanás NO saben el futuro. Ellos pueden, tal a como los ángeles, hacer predicciones acerca del futuro basados en la observación pero no basados en conocimiento escondido. Ellos pueden observar y tener una noción de que pasará. Es por eso que cuando una persona va a que le lean el Tarot, la persona puede “predecir” el futuro, no porque conozcan algo escondido, sino porque el demonio detrás de esto es capaz de observar y dar una predicción general.

Por último, “¿Cómo nos influencia nuestro Ángel de la Guardia?”

Peter Kreeft hace un resumen de varias maneras como ellos pueden influenciarnos,

  1. Como objetos del Pensamiento, ellos pueden fascinarnos y estimular nuestra curiosidad y asombro;
  2. Como mensajeros de Dios, pueden “entregarnos buenas noticias”, como la noticia de la llegada de Cristo (Lc 1,11-19; 26-38; 2,8-14);
  3. Como Ángeles de la Guarda, pueden pelear contra espíritus malos que quieran tentarnos;
  4. Como Ángeles de la Guarda, pueden protegernos milagrosamente de daños físicos (Sal 91,11-12). Sin embargo, esto es raro y no debe contarse con ello;
  5. Como Ángeles de la Guarda, pueden sugerirnos cosas en nuestra imaginación o sentimientos (“Angels and Demons”, p. 100).

En resumen, una gran imagen de nuestro Ángel de la guarda es un “pastor” que nos observa, nos guía, nos protege y nos corrige cuando es necesario. Él puede influenciarnos sugiriéndonos buenas obras y pensamientos, pero no pueden jamás interferir con nuestro libre albedrío ni entrar en nuestras mentes/vidas a la fuerza.

Ellos pueden ayudarnos, pero nosotros debemos permitírselos. Si nos resistimos a sus constantes sugerencias y urgencias, simplemente retrocederán un poco para permitirnos seguir con cualquier actividad pecaminosa en la que nos comprometamos. Sin embargo, su misión es guiarnos al “pasto verde” y llevarnos al Cielo. Ellos desean profundamente nuestra salvación y harán todo lo que esté en su poder para asegurar que respondemos a la gracia de Dios.


Adaptación y traducción al español por María Mercedes Vanegas, para PildorasdeFe.net, de artículo publicado originalmente en: PhilipKosloski.com, autor: Philip Kosloski

Deja un comentario