527ede70799b3466fec1c701da379a2f_L

“Nadie habla de eso, pero ya son cuatro años de matanza de cristianos”

La misionera Guadalupe denuncia el silencio de los medios y remarca la necesidad de ayudar no sólo a los refugiados, sino que también hay que ayudar a los que permanecen en Siria.

La hermana religiosa María Guadalupe Rodrigo lamenta que “los cristianos están sufriendo un genocidio en Siria”, donde lleva cuatro años prestando ayuda, aunque critica que “nadie habla de eso” y que son ya “cuatro años de matanzas de cristianos”.

En una entrevista concedida a la Agencia Efe, Guadalupe relata la experiencia que vive en este tiempo en la ciudad de Alepo (Siria) ayudando a refugiados de origen cristiano y durante 18 años en Oriente Medio, y afirma que en primer lugar su labor se centra en ayudar a los cristianos porque “son los primeros que lo están pasando mal dejando sus casas”, debido a la“persecución abierta al cristianismo que hay en Siria”.

 

Guadalupe destaca que la Iglesia “no niega su ayuda al resto” de sirios, pero que “la caridad empieza por casa” ya que los cristianos son los primeros perseguidos.

“Todos los días están decapitando gente, enterrando niños vivos por ser cristianos” deplora la religiosa, que se queja de la cobertura que hacen los medios de comunicación occidentales del conflicto, porque “no se dice la verdad de lo que está pasando y eso es un gran dolor para el pueblo sirio”.

Para la hermana Guadalupe, “la solución no es abrir fronteras, la solución es parar la guerra” y para ello hay que “dejar de vender armas y de apoyar a los grupos rebeldes y terroristas, como dice el papa Francisco”.

“Está muy bien ayudar a los que llegan a Europa”, sostiene la religiosa, que sin embargo advierte de que “los que más lo necesitan no llegan” sino que se quedan en Siria, por lo que insiste en que la ayuda debe hacerse primero en origen, ya que “ellos quieren permanecer en su tierra”.

En alusión a los refugiados que han logrado llegar a Europa, la religiosa declara que “es muy difícil el discernimiento en el momento de recibir gente” y detalla que algunos de los cristianos de su parroquia de Alepo que han logrado llegar a campos de refugiados en Alemania “están sufriendo horrorosamente” a causa del maltrato recibido por parte de musulmanes, de los cuales muchos “no son sirios sino de Afganistán o Pakistán”.

Con respecto a la situación de los países vecinos a Siria, que han recibido millones de refugiados durante estos últimos años, la religiosa detalla que por ejemplo “en el Líbano uno de cada tres habitantes es refugiado” y que “han sido muy generosos por abrir sus puertas”, pero lamenta también que “hay otros países islámicos del Golfo que tienen las fronteras cerradas y siguen vendiendo armas a los rebeldes, como Arabia Saudí”.

En este sentido, la hermana Guadalupe denuncia también que países como Turquía “siguen comprando petróleo y apoyando a los grupos fundamentalistas”, con lo cual demuestran, a su parecer, que “no se piensa en la gente sino en cuestiones económicas, en lugar de buscar el bien de un pueblo”.

Por otra parte, respalda la intervención de Rusia para apoyar al ejército nacional en Siria, ya que aunque “no es la mejor opción, ha tenido un buen impacto” y gracias a esto el Estado Islámico “ha retrocedido por primera vez en cuatro años”.

La religiosa afirma que cuando llegó a Alepo hace cuatro años “todavía había paz y tranquilidad”, con un ambiente “espectacular, tranquilo, calmado, pacífico” y que, en general, en Siria, a parte del bienestar económico que tenia la gente, “había buena convivencia entre cristianos y musulmanes”.

“Lo último que se esperaba allá era una guerra”, declara Guadalupe, que puntualiza también que el término de guerra civil es impropio, ya que este conflicto “está formado desde fuera”.

El Diario

Deja un comentario