el-papa-en-santa-marta
El Papa ha retomado la celebración de la Misa en Casa Santa Marta en compañía de peregrinos después de la pausa navideña. En su homilía explicó la importancia de la misericordia y cómo ponerla en práctica de forma concreta.

FRANCISCO
“¡Cuánta gente encontramos en la vida que parece espiritual!: “Pero, ¡qué persona espiritual, ésta!”; pero no hables de hacer obras de misericordia. ¿Por qué? Porque las obras de misericordia son precisamente lo concreto de nuestra confesión, que el Hijo de Dios se ha hecho carne: visitar a los enfermos, dar de comer a quien no tiene comida, cuidar a los descartados… Obras de misericordia: ¿por qué? Porque cada hermano nuestro, que debemos amar, es carne de Cristo. Dios se ha hecho carne para identificarse con nosotros. Y con el que sufre, está Cristo que lo sufre”.

Por último, el Papa dijo que el espíritu de Dios conduce al servicio a los demás mientras que el espíritu del mundo hace egoístas a las personas.

EXTRACTO DE LA HOMILÍA DEL PAPA
Fuente: Radio Vaticana
“El criterio es la Encarnación. Yo puedo sentir tantas cosas dentro, incluso cosas buenas, ideas buenas. Pero si estas ideas buenas, estos sentimientos, no me conducen a Dios que se ha hecho carne, no me conducen al prójimo, al hermano, no son de Dios. Por esta razón, Juan comienza este pasaje de su Carta diciendo: ‘Este es el mandamiento de Dios: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos recíprocamente’”.

“¡Cuánta gente encontramos en la vida que parece espiritual!: “Pero, ¡qué persona espiritual, ésta!”; pero no hables de hacer obras de misericordia. ¿Por qué? Porque las obras de misericordia son precisamente lo concreto de nuestra confesión, que el Hijo de Dios se ha hecho carne: visitar a los enfermos, dar de comer a quien no tiene comida, cuidar a los descartados… Obras de misericordia: ¿por qué? Porque cada hermano nuestro, que debemos amar, es carne de Cristo. Dios se ha hecho carne para identificarse con nosotros. Y con el que sufre, está Cristo que lo sufre”.

“Pidamos al Señor hoy la gracia de conocer bien qué cosa sucede en nuestro corazón, qué cosa nos gusta hacer, es decir, lo que a mí me toca más: si el espíritu de Dios, que me lleva al servicio de los demás, o el espíritu del mundo que gira en torno a mí mismo, a mis cerrazones, a mis egoísmos, a tantas otras cosas… Pidamos la gracia de conocer qué cosa sucede en nuestro corazón”.

Deja un comentario