159144_Frases_de_amor_bblicas

“Dios es amor” (1 San Juan 4: 18).

El amor es uno de los pilares más importantes en los que se debe sustentar la vida. De esta forma, la Biblia ha recogido entre sus páginas innumerables y muy bellas frases de amorque incluyen tanto las relaciones entre los hombres como con Dios. Recogemos para ti algunas de las frases bíblicas más bonitas sobre amor.

“Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros. Como yo os amé que así también vosotros os améis mutuamente. En esto reconocerán todos que sois mis discípulos, si os amáis unos a otros” (San Juan 13: 35-35). Dios nos ha amado y de él tenemos que tomar ejemplo para amar a nuestros compañeros de viaje. El amor puro puede darnos la felicidad y guiar nuestro camino.

Cuando estamos enamorados nada nos da miedo. Al lado de nuestra pareja sentimos que podemos comernos el mundo y no sentir nunca el daño. “No hay temor en el verdadero amor” (1 San Juan 18). Por suerte, siempre acabamos saliendo de ese placentero pero intenso momento de embriaguez y volvemos a la lucidez para darnos cuenta de que solo de nosotros depende nuestra salvación.

Las frases de amor de la Biblia
Las palabras de los enamorados están repletas de sentimiento. Por la persona amada se pueden cometer locuras porque qué es el amor si no una pequeña locura. “No me ruegues que te deje y me aparte de ti, porque a donde quiera que tú fueres, iré yo, y donde quiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios” (Rut 1: 16).

El amor nos hace desear cosas imposibles. A veces quieres estar lo más cerca posible del otro y aunque sea físicamente imposible estar más próximo de lo que ya estás, tú quieres juntarte más, quieres convertiros en una única persona. En ese momento, parece que tu único cometido en el mundo es completar a tu pareja y que ella haga lo mismo contigo. Te crees capaz de dejar todo. “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser” (Génesis 2: 24).

Y para terminar, reflexionamos sobre el sentimiento: “El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. Al amor no le gusta la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor jamás se extingue” (1 Corintios, 13: 4-8).

Deja un comentario