COMUNICADO OFICIAL DIOCESIS DE ESCUINTLA

        DIÓCESIS DE ESCUINTLAlogo obispado

“Rema mar adentro, echa las redes para pescar”

Escuche el comunicado dándole play al reproductor de abajo.

 

“QUE LA PAZ DE CRISTO REINE EN SUS CORAZONES”

Colosenses 3,15

A las autoridades civiles

A los fieles Católicos de la Diócesis

A los hombres y mujeres de buena voluntad

El Obispo y Presbiterio de la Diócesis de Escuintla, ante los últimos acontecimientos que se han vivido en nuestro departamento, la Iglesia católica de Escuintla manifestamos:

Primero:   Nuestro rotundo rechazo y condena a todo acto de violencia que ha segado la vida de hermanos y hermanas en el departamento y que ha enlutado a más familias escuintlecas. Nos preocupa grandemente el incremento que ha tenido la ola de asesinatos, especialmente de choferes de autobuses urbanos en la cabecera departamental, así como los cadáveres encontrados con señales de tortura en los caminos de nuestras comunidades: solo en el municipio del Puerto San José en estas últimas semanas has sido asesinados 10 personas, entre ellos una de sexo femenino. Este clima de violencia no puede ni debe hacer retroceder ningún esfuerzo por la construcción de una sociedad escuintleca en paz, como es el deseo de todos los hombres y mujeres de bien. Hacemos eco de la invitación del Santo Padre el Papa Francisco cuando nos ha preguntado “¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad?... Frente a esta realidad nos puede ganar una de las armas preferidas del demonio, la resignación. «¿Y qué le vas a hacer? La vida es así». Una resignación que nos paraliza, una resignación que nos impide no sólo caminar, sino también hacer camino; una resignación que no sólo nos atemoriza, sino que nos atrinchera

Segundo: Urgimos al Gobierno Central a que ponga atención a la triste y lamentable realidad del hospital regional y los centros de salud de los municipios. Nuestras familias ya no soportan vivir sin acceso a los servicio de salud: está provocando, en las familias más pobres que se endeuden aún más de lo que se encuentran, para sufragar los gastos de los insumos y medicamentos que deben comprar o en el peor de los casos, sufrir la pérdida del ser querido enfermo. Esto no solo debe despertar el sentimiento de tristeza sino hacernos reaccionar como sociedad para exigir a las autoridades cumplan con su deber de garantizar la salud ya que la Constitución Política de la República de Guatemala señala que el goce de la salud es un derecho fundamental del ser humano, sin discriminación alguna (Art. 93)

Tercero: expresamos nuestra solidaridad con las comunidades de los municipios de Tiquisate, Nueva Concepción, La Gomera y el Puerto San José que han unido su voz en defensa de la vida y la conservación del medio ambiente, especialmente en la lucha por el rescate de los cauces de los ríos que llevan la vida a cientos de familias que viven de sus cultivos artesanales. Volvemos a recordar que “La evidente realidad de degradación del entorno ecológico integral, que en una zona tan productiva amerita un cuidado especialmente intenso y comprometido con la dignidad de la persona por, sobre todo.”

Cuarto: Unidos al clamor de toda la sociedad guatemalteca pedimos:

a.- Una respuesta pronta y eficaz por parte de las autoridades responsables de la seguridad, que responda verdaderamente a detener esta ola de violencia provocada, en mucho de los casos, por las extorsiones a que son víctimas empresarios y familias en el departamento de Escuintla. Vemos que no son suficientes los patrullajes y los puntos de retenes en las carreteras, se hace necesario llegar a las raíces de los problemas, en donde creemos las autoridades tienen el conocimiento y las herramientas para su control.

b.- Que el tema del acceso a la salud, por parte de los más pobres, sea prioritario en la agenda del gobierno central pero también de quienes fueron elegidos para servicio  como autoridades  locales.

c.- Que las soluciones que se buscan en el uso del agua de los ríos, que es de todos y para todos, privilegien a los más necesitados y aquellos que es lo único que les queda para sobrevivir.

Hacemos un llamado a la conciencia religiosa de todos y todas para que en estos días tan llenos de manifestaciones de religiosidad los aprovechemos para hacer resonar en nuestros corazones el deseo de vivir en paz.

Que cada uno ponga para bien de la sociedad escuintleca lo que le corresponde: a las autoridades cumplir con su papel de garantes de los derechos de los ciudadanos, a los líderes sociales luchar por el bien común, a los creyentes en Cristo ser coherentes entre lo que creemos y lo que vivimos; y a todos los que habitamos esta tierra fértil, nos esforcemos por hacer siempre el bien, para que reinando Cristo en nuestros corazones vivamos en paz.

Que en este Año de la Misericordia, la Cuaresma y su ambiente de conversión, hagan posible especialmente para los cristianos, una vida nueva en Cristo. Así nos lo conceda la intercesión de la Madre de la Misericordia, nuestra Patrona Inmaculada

Escuintla de la Inmaculada Concepción,  veintinueve de febrero de dos mil dieciséis.

 

El Presbiterio y la Pastoral Social

de la Diócesis de Escuintla

logo obispado

Escuche el comunicado dándole play al reproductor de abajo.

Deja un comentario