Sacerdote con cáncer terminal: Salvación es más importante que sanación

SANTIAGO DE CHILE, 13 Jul. 16 / 06:25 pm (Fuente: ACI).-

¿Qué pediría una persona cuando le aqueja una enfermedad grave? ¿Cómo enfrentaría esa situación? El P. Francisco Rencoret, sacerdote chileno afectado por un sarcoma de Ewing con metástasis pulmonar (cáncer), tiene absoluta certeza de que “si Dios quiere (recibiré) la sanación pero, lo más importante es la salvación”.

“La sanación… Puede ser que me sane de este cáncer y que muera atropellado por una micro (autobús) en uno o dos años más. En cambio, la salvación es el proceso integral en donde Dios te recibe y te abraza para siempre”, comentó el sacerdote al noticiero de TVN.

La reflexión del P. Rencoret se dio a conocer tras la sorpresiva llamada telefónica que hizo el Papa Francisco, el pasado 4 de junio, a la casa de sus padres donde actualmente vive.

El presbítero se tituló de abogado cuando ya estaba en el seminario. En abril de 2013 el Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati, lo consagró como sacerdote a la edad de 32 años.

Estudiaba Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana en Roma cuando en diciembre de 2015 se golpeó el glúteo derecho y se manifestó en un hematoma, cuyo dolor persistía.

Cuando el P. Rencoret se disponía a celebrar su tercer año de sacerdocio fue notificado del cáncer. Entonces, volvió a Chile para realizarse el tratamiento.

“¿Cómo me siento hoy, cómo estoy? Lo definiría como un encuentro con el Padre Misericordioso. Llevo 18 sesiones de radioterapia y tres quimios. Me siento animado, consolado y muy querido por mi familia, la Iglesiaque reza y mis amigos”, dijo el P. Rencoret al diario Encuentro, del Arzobispado de Santiago.

También, envió un mensaje a otros enfermos a quienes dijo que “Dios no nos ha castigado con nuestra enfermedad, nos ama con ternura. Ni pienses que es tu culpa. Unamos nuestros dolores a los de todos los que sufren y en abrazo solidario abracemos la Cruz de Cristo que nos salva. ¡Es necesario pasar por la Cruz para gozar la Resurrección!”

La llamada del Papa Francisco

Quien contestó el llamado del Papa Francisco el mediodía del 4 de junio, fue la mamá del sacerdote. María Isabel confundió el llamado con un sacerdote amigo, el P. Arturo.

El Santo Padre explicó que la ex embajadora extraordinaria y plenipotenciaria de Chile ante la Santa Sede, Mónica Jiménez, le había pedido rezar por él y le entregó el número de teléfono.

El sacerdote le dijo al Papa: “gracias por su llamado, le ofrezco  parte de mis dolores y de mi enfermedad por usted, por las vocaciones y por todo lo que le toca sufrir a diario. Quiero agradecerle también por este Año de la Misericordia que nos regala, porque de verdad Dios es muy Misericordioso y cercano, sobre todo con nosotros los enfermos”.

Francisco agradeció las palabras del P. Rencoret y le dijo que “no olvides que rezo por ustedes. Jesús no defrauda”.

Deja un comentario