En una calurosa mañana de domingo, cientos de peregrinos se ayudaban de paraguas para refugiarse del fuerte sol en la Plaza de San Pedro durante el ángelus del Papa.
Francisco recordó a todas las víctimas del atentado de Niza y condenó todo acto de terror y dijo que “ningún hombre debería atreverse a derramar la sangre de su hermano.”
FRANCISCO
ORIG. ITALIAN
“En nuestros corazones está vivo el dolor por la tragedia que el jueves pasado en Niza se cobró la vida de tantas personas inocentes, e incluso tantos niños. Estoy cerca de cada una de las familias y de la nación francesa, que está de luto. Que Dios Padre bueno, acoja a todas las víctimas en su paz”.
Por otra parte, en su breve homilía, invitó a “escuchar a los demás”, a dedicar minutos de calidad y atención a nuestros familiares y amigos, ya que “en la capacidad de escuchar hallaremos la paz”.
FRANCISCO
ORIG. ITALIAN
“Tú, marido, ¿tienes tiempo para escuchar a tu mujer? Y tú, mujer, ¿tienes tiempo para escuchar a tu marido? Vosotros padres, ¿”perdéis tiempo” para escuchar a vuestro hijos, o a vuestros abuelos, a los ancianos? “Pero es que mis abuelos siempre dicen lo mismo, son aburridos…” ¡Pero necesitan ser escuchados! Escuchar. Os pido que aprendáis a escuchar y a dedicaros más tiempo”.
Francisco invitó también a escuchar las historias de los emigrantes forzados y las personas marginadas.
Antes de marcharse, vio una bandera china entre los peregrinos e improvisó un saludo a este país.
FRANCISCO
ORIG. ITALIAN
“Y veo también allí a hermanos chinos: ¡Un gran saludo a vosotros, chinos!.”

Deja un comentario