Más que una cruz en la frente

El miércoles de Ceniza, los católicos vamos a la iglesia a que “nos pongan la cruz en la frente” y muchos no tenemos idea del significado que eso tiene. A continuación respondemos 7 preguntas que nos ayudarán a darle más sentido a la Cuaresma.

1 ¿Qué es la Cuaresma?
En la Cuaresma nos preparamos durante 40 días para celebrar el acontecimiento más importante de toda la historia de la humanidad. Sí, así como lo lee, el más importante de toda la historia, se trata de la Pascua de Cristo, es decir, la muerte y la resurrección del Señor.

Para eso nos preparamos, para celebrar nuestra redención, a través del sacrificio de Cristo, para darle gracias porque con su muerte y resurrección nos liberó de la condena del pecado y nos dio vida eterna.

¿Nos parece poca cosa que alguien haya dado la vida por nosotros para nuestra salvación? Seguro que no, y es por eso que celebramos la Pascua de Jesús como el acontecimiento más grande de toda la historia y, bueno, para esa celebración es que nos preparamos durante cuarenta días, y a esa preparación que dura 40 días es que le llamamos Cuaresma.

2- ¿Por qué 40 días?
Son 40 días porque el número 40 en el lenguaje bíblico tiene un significado ligado a la purificación, a la penitencia, a la preparación. Por ejemplo, Jesús antes de empezar su ministerio público, o sea, su predicación, y antes de hacer los milagros que narra la Biblia, estuvo durante 40 días y 40 noches ayunando en el desierto y fue ahí sometido a toda clase de pruebas y tentaciones, que venció con el ayuno y la oración. También la Biblia narra que fueron 40 años que el pueblo judío estuvo en el desierto durante el éxodo de Egipto. 40 días tardó el profeta Elías caminando sin alimento para llegar al monte Horeb, donde encontró a Dios en una brisa suave. 40 días fue el plazo que Dios concedió al pueblo de Nínive, para que se arrepintiera de sus malas obras e hiciera penitencia y evitar así la destrucción que le sobrevenía a esa metrópolis. 40 entonces es un número simbólico que asociamos a la prueba, a la penitencia, y por eso nuestra preparación para la pascua de resurrección dura 40 días y la llamamos Cuaresma.

3- ¿Cómo es la preparación?
La preparación que se nos propone en la Cuaresma consta de 3 ejercicios:

1) El ayuno, que es sinónimo de abstinencia, de autocontrol. No se trata de dejar de comer o de reemplazar la carne por pescado, no, se trata es de abstenerse del alimento, abstenerse de palabras hirientes contra los hermanos, abstenerse de criticar a los demás, abstenerse del chisme, ayunar de todo aquello que nos hace mal.

2) La oración, que es el medio por el que nos comunicamos con Dios, y se nos propone que en la Cuaresma la intensifiquemos, que al levantarnos demos gracias, que durante el día hablemos con Dios, al dormir agradezcamos, en fin, que estemos en sintonía con nuestro Creador.

3) La limosna, entendida como ofrenda, como caridad. Se nos propone que seamos más atentos en esta época a las necesidades de los demás, que ayudemos a los necesitados, que seamos más solidarios con la gente, que no esperemos que nos pidan el favor, sino que estemos atentos a quienes necesitan una ayuda y los apoyemos.

4- ¿De ceniza?
Se llama de Ceniza, por el signo que ese día se celebra. Hoy miércoles acudimos a los templos principalmente para oír la Palabra de Dios, y a manera de signo nos hacemos marcar, con ceniza, una cruz en la frente, mientras se nos recuerdan estas palabras: “De polvo viene y al polvo habrás de volver”, o bien estas otras “Conviértete y cree en el Evangelio”, con las cuales se nos recuerda que somos frágiles, que somos como barro y que nada tenemos garantizado en este mundo, por lo que se nos invita a convertirnos y a creer en Cristo, que es la única garantía de felicidad. Se trata entonces de un acto donde públicamente nos reconocemos pecadores y nos comprometemos a comenzar ese camino de preparación y de conversión.

5- Arrepentimiento
Se emplea la ceniza porque la ceniza en la cultura hebrea, como nos enseña la Biblia, era usada en señal de arrepentimiento. Los judíos se vestían con sacos o telas ásperas y se sentaban sobre cenizas o incluso se revolcaban sobre ellas, en señal de arrepentimiento. Nosotros empleamos la ceniza también como signo de penitencia, pero no sentándonos, ni mucho menos revolcándonos sobre ella, sino tan solo marcándonos una cruz en la frente, ya que la cruz es para nosotros signo de esperanza y de vida nueva, así la ceniza simboliza nuestra fragilidad y nuestro arrepentimiento y la cruz nos da la esperanza que en Cristo somos perdonados y tenemos salvación.

6- ¿De dónde sale la ceniza?
La ceniza que empleamos el miércoles se extrae de las palmas que utilizamos el Domingo de Ramos de la Semana Santa anterior y con las cuales proclamábamos la victoria, el triunfo de Jesús y lo reconocíamos como rey.

7- ¿Por qué empieza el miércoles?
La Cuaresma empieza con el miércoles de ceniza, y tiene que ser un miércoles porque solo así el conteo de los 40 días (excluyendo los domingos) nos da justo antes de la fecha de la Pascua del Señor.

Deja un comentario