Evangelio según san Mateo 7,15-20:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidado con los falsos profetas; se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. A ver, ¿acaso se cosechan uvas de las zarzas o higos de los cardos? Los árboles sanos dan frutos buenos; los árboles dañados dan frutos malos. Un árbol sano no puede dar frutos malos, ni un árbol dañado dar frutos buenos. El árbol que no da fruto bueno se tala y se echa al fuego. Es decir, que por sus frutos los conoceréis. P.D.S.

REFLEXIÓN PERSONAL:

JESÚS nos advierte POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÁN, los falsos profetas eran personas que se hacían pasar por profetas debido a la estima que tenían a los ojos del pueblo. Jesús los acusa de disfrazarse de piel de oveja, pero en realidad son lobos rapaces. Sí lo conoceremos por sus frutos porque no se puede actuar en contra de la naturaleza propia, por más que intentemos disimular un Manzano no puede dar como fruto un limón. La pregunta aquí es ¿Cuando hemos sido falsos profetas? Nuestra humanidad hace que veamos más fácil las debilidades de los demás y no las nuestras, podríamos estar dando frutos dañados a nuestro alrededor y vivir ciegos pensando que los demás son el problema. Otra pregunta es ¿Cuáles frutos son los que he cultivado en mi vida? Nuestra relación con Dios y con los demás nos aclara la respuesta. Los frutos de una vida rendida a DIOS son visibles y el más importante es el amor por Dios y toda su obra. No es un proselitismo religioso, es mucho más, es un cambio radical en nuestra manera de ver a Dios y a los hombres. Con facilidad podemos caer en fanatismos y creernos los perfectos, pero de ahí a la verdad hay un largo trecho. Te invito a entrar en una relación profunda con Dios para que Él nos llene de los frutos de una vida cristiana en Santidad.

ORACIÓN: ESPÍRITU SANTO ven y desborda en nosotros el fuego de tú amor, cambia nuestras vidas en bendición para los demás y ayúdanos a mejorar nuestra relación con Dios de tal forma que podamos tener los frutos de obediencia, gozo y paz que nos quieres dar. Favores que te pedimos en el nombre de Jesús. Amén ¡¡

Bendiciones ¡¡

VÍSTANSE, PUES, … DE ENTRAÑABLE MISERICORDIA, DE BONDAD, DE HUMILDAD, DE MANSEDUMBRE, DE PACIENCIA.—Colosenses 3,12

Aporte de: MIGUEL MORALES AOP

Deja un comentario