Dejó el Manchester United para ser sacerdote

Philip Mulryne pasó de jugar junto a David Beckham Ryan Giggs a convertirse en el padre Mulryne. De ganar 800 mil dólares al año a hacer voto de pobreza.

El 8 de julio en Dublín fue ordenado como sacerdote de la Orden Dominica Irlandesa.

Su camino hacia la Iglesia católica comenzó cuando se retiró a los 31 años por lesiones. Empezó a realizar labores caritativas y en esos trabajos fue donde conoció al obispo Noel Treanor que le mostró la posibilidad de su vocación sacerdotal.

Fue entonces cuando Mulryne viajó en 2011 a Roma para ingresar en el Colegio Pontificio Irlandés y formarse en la carrera eclesiástica. Un año después, entró en la Casa del Noviciado Dominicano en Cork.

Su viaje por el fútbol duró doce años. Su ex novia, Nicola Chapman, era modelo. Mulryne participó en 27 partidos de la selección de Irlanda del Norte, incluso en 2005 fue expulsado por ir a tomarse unas cervezas durante una concentración.

Nacido en Belfast, a los catorce años ingresó al Manchester United donde se formó como futbolista. Allí disputó tres temporadas antes de fichar por el Norwich City donde vivió los mejores años de su carrera. Después jugaría en otros equipos aunque con menor repercusión.

*Fuente: Marca

 

Deja un comentario